El viejo Lester Beall
tenía una granja