Josep Renau,
algo más que un artista