El Lissitzky
y su potencial innovador